Día de los Muertos: Ofrendas, Decoraciones de altares y más

El Día de los Muertos es una celebración muy popular y aunque sus festejos principales tienen lugar en México, su valor cultural trasciende fronteras. Por lo que en el año 2008 la UNESCO declaró esta festividad, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de México.

Aunque los festejos se realizan los días y 2 de noviembre, en los preparativos se involucra casi toda la familia  y conlleva trabajar varios días antes, para tener todo en tiempo.

Como parte del sincretismo que propició la colonización española,  la celebracion del Díade los Muertos propia de las civilizaciones Mayas, Aztecas, Perepecha, Nahau y Totonaca, coincide con la ceremonia de la Iglesia Católica, en la que se les rinde tributo a todos los santos y los fieles difuntos.

LAS OFRENDAS EN EL DÍA DE LOS MUERTOS

Las ofrendas que se colocan en el altar del Día de los Muertos, tienen una significación muy especial.  Pero hay que saber cuál es la intención de esta ofrenda, y por qué se pone. La misma es una muestra de reconocimiento y veneración, a todos aquellos familiares muertos. En ellas se sitúan alimentos u objetos, que eran del agrado de esas personas a las que se recuerdan.

Según la tradición mexicana, en este día las almas de las personas que habitan en el mundo de los muertos, van a visitar a los seres queridos que aun viven, y disfrutan por una noche de las cosas que en vida solían causarle placer. Estas ofrendas no tienen un reglamento a seguir, pero si hay algunos elementos que no deben faltar en ella.

Entre las cosas que no deben faltar en la ofrenda están:

  • Las veladoras o cirios: estas simbolizan el fuego, también se cree que a su vez ayudan a las almas a iluminar el camino a casa. Muchas personas las colocan en forma de cruz, para dar más religiosidad al asunto, pero realmente eso depende de la intencion de cada quien.
  • Mantel blanco y sal: el color blanco simboliza la pureza, y la sal es la posibilidad de que el cuerpo no se corrompa, en el viaje de ida y vuelta.
  • Copal y cruz de ceniza: el copal se utiliza para limpiar el lugar de las malas vibras, y los espíritus no deseados antes de que regrese los seres queridos. Para las tribus indígenas, era un elemento de oración y alabanza a los dioses. La cruz de ceniza sirve para que el alma, al llegar al altar pueda expirar las culpas pendientes.
  • Agua: el agua también es símbolo de pureza, y ayuda a las almas a quitar la sed, y mantenerse aseados en su viaje a casa.
  • Calaveritas de azúcar: estas calaveras de azúcar representan los cráneos humanos, se encuentran en tres tamaños diferentes, las pequeñas que son dedicadas a la Santísima Trinidad, las medianas que recuerdan que la muerte siempre está presente, y las grandes quehacen honor al Padre Celestial, Dios.
  • Papel picado y petate: el papel añade el toque festivo a la celebración, y hacen referencia al aire. El petate se utiliza también como mantel en la ofrenda, y para que los muertos descansen. En algunos casos se sustituye por seda o satín, en el que descansarán las figuras de barro, el incensario o ropa limpia, con la que se recibe a los difuntos.
  • Flores: la flor no puede faltar, es símbolo de alegría y colorido, la que se utiliza es la flor de Cempasúchil, su color representa el sol que ilumina el alma del difunto. Un detalle es que en el altar de los niños, se utiliza el alelí o nube, por ser blancas y representar la pureza del alma de los niños.
  • Izcuintle: estos son perritos prehispánicos, y son denominados izcuintles o itzcuintli, ellos no pueden faltar en los altares de los niños, puesto que son juguetes para hacer felices a las almas más pequeñas, que llegan al banquete. Se dice que estos perritos son los encargados, de ayudar a cruzar el río Chiconauhuapan, el último paso para llegar al Mitclán, el inframundo para los mexicanos.
  • Comida, bebida y pan de muerto: la comida que se pone en el altar es la favorita de los muertos, por lo que se cocina en su honor. También se ofrece, cigarros y bebidas alcohólicas para los mayores, y dulces típicos de azúcar, amaranto y calabaza para los niños. El pan de muerto es la representación del sacrificio humano, que se realizaban en las culturas prehispánicas, incluye chocolate de agua, puesto que la tradición prehispánica dice, que los invitados tomaban el chocolate preparado con el agua, que usaba el ánima para lavarse, así se impregnaban de la esencia del difunto.
  • Fotografía: un aspecto fundamental en la ofrenda, el retrato es la manera de decir, que aún no se ha olvidado a la persona muerta. Debe quedar escondido, para que solo se pueda ver con un espejo. Se colocan también imágenes de santos, como símbolo de paz en el hogar, y la aceptación de compartir alimentos.

¿CUÁLES SON LOS DÍAS QUE SE PONE OFRENDA?

A pesar de que los días de la mayor celebración del Día de los Muertos, son el 1 y 2 de noviembre, los días 28, 30 y 31 de octubre, también están recogidos como Día de los Muertos. Por ejemplo el 28 de octubre, se recuerda a los seres que perdieron la vida de manera violenta, en accidentes o trágicos asesinatos. En esta fecha en el lugar del fallecimiento, se coloca una cruz y se adorna con la flor de muerto Cempaxúchitl. Se agrega una veladora, y las familias en casa crean su propio altar, dedicado a esa persona ya desaparecida.

El 30 de octubre se recuerdan a los niños, muertos antes de ser bautizados. Por lo que en esa jornada los padres llegan hasta las tumbas de los niños, y llevan flores de nube blanca, otra flor de muertos. En la casa las ofrendas están cargadas de pan, leche, juguetes y agua. El día 31 de octubre, se recuerda especialmente a los niños menores de 12 años. En las ofrendas se les coloca lo que en la vida les gustaba, juguetes, dulces y comida.

El 1 de noviembre, se recuerda a todos los que han muertos por causa natural, o enfermedades de 13 años en adelante, este es el Día de todos los Santos, en las ofrendas se colocan los alimentos, que más les gustaban en vida.

Por último el 2 de noviembre, después de las 12 del día, se recogen las ofrendas y se levantan los altares, pues la creencia apunta que a esta hora, las almas de los difuntos parten de vuelta al mundo de los muertos.

¿QUÉ ES LA PROCESIÓN DE LAS OFRENDAS?

La procesión de las ofrendas es el momento en que las personas, llevan hasta el altar todo lo que se ha decidido ofertar, a  las almas que visitarán el altar. Por lo general se escogen a personas determinadas, para que  cada una lleve una ofrenda diferente, que tiene un significado muy especial, y que son presentadas al Señor.

En la religión católica la procesión de las ofrendas, está comprendida dentro de la eucaristía, y tiene un rito muy particular. Lo primero que se lleva al altar es el pan y el vino, el resto de las ofrendas van detrás, y son todas aquellas cosas que los fieles aportan para iglesia, sus discípulos o las comunidades.

Mientras las ofrendas son llevadas al altar, el pueblo entona un canto y el celebrante las recibe de manera educada, y agradeciendo siempre por el gesto. En el Día de los Muertos de igual forma se presentan todas las ofrendas, más representativas que son destinadas a los difuntos.

¿QUÉ ES EL ALTAR DEL DÍA DE LOS MUERTOS?

El altar del Día de los Muertos es la forma que tienen los familiares, de recordar de manera digna y alegre, a todas aquellas personas que ya no están entre ellos. Es la representación que se tiene sobre la muerte, a través de todos los elementos

Este en la mayoría de los casos se levantan 7 niveles o escalones, que representan la cantidad de pasos, que cubre el alma de un muerto para poder descansar. No obstante eso está en dependencia, de la persona que lo realiza, hay quienes solo le agregan tres niveles.

En el primer escalón se coloca la foto del santo,  o virgen de la devoción para bendecir el altar. El segundo está destinado a las ánimas del purgatorio, y en el tercer escalón se coloca la sal para los niños del purgatorio. En el cuarto nivel se pone el pan de muerto, adornado con azúcar, y el quinto está reservado  para la comida y las frutas, que fueron las preferidas del difunto. En el sexto escalón se coloca la foto del muerto, y a quien está dedicado el altar, y en el último se coloca una cruz o un rosario.

El altar está conformado además, por un arco hecho de carrizo, palmilla o fierro, el cual es decorado con flores, que simbolizan la puerta de entrada, al mundo de los muertos. También tiene muchas flores que dan la bienvenida a los difuntos, entre ellas aparecen las flores blancas, que simbolizan el cielo, la amarilla la tierra y la morada el luto.

IDEAS PARA LA DECORACIÓN DEL DÍA DE LOS MUERTOS

Como el Día de los Muertos es una de las festividades más grande, que se desarrollan en México siempre es bueno tener alguna idea, de cómo decorar este día, en especial el altar que es el elemento fundamental.

Lo primero que se debe hacer, si quieres festejar por lo alto, y de la manera más tradicional posible, es una limpieza general en tu casa. Las habitaciones que utilizarás para montar tu altar, deberán estar más luminosas que de costumbre. Busca todas las pertenencias más queridas de tus muertos, libros, trofeos, recuerdos que ellos guardaban, siempre cosas alegóricas que los identifiquen. También puedes utilizar obras de arte, y alguna que otra artesanía.

Una idea genial es utilizar mucho papel de colores, haciendo figuras con ellos de carabelas, esqueletos, flores, todo lo que recuerde que precisamente es el Día de los Muertos. Así también se puede incluir juguetes, que de igual forma tengan que ver con la festividad.

Las flores también son muy importantes, ojo que no son todo tipo de ellas, sino las alegóricas, las flores blancas, amarillas y moradas, cada una de ellas tiene un significado especial. Se puede esparcir los pétalos por la mesa, y también poner dos floreros al lado de las fotos de los difuntos.

Las velas no pueden faltar, es la luz, y la comida es además un punto importante, todo tipo de dulces, cestas con frutas, agua y platillos salados. Con todas estas recomendaciones, puedes comenzar a decorar tu altar para el Día de los Muertos.

CONSEJOS SOBRE LAS FLORES PARA EL DÍA DE LOS MUERTOS

Las flores son aspecto importantísimo en el Día de los Muertos. No son todas las flores las que forman parte de la ofrenda, las típicas de esta temporada son las de cempasúchil, que son pompones amarillos casi naranja, con pétalos amarillos. Seguro te has preguntado cómo conservarlas, para que huelan bien o no se marchiten. Pues el secreto está en la cantidad de agua.

La idea es colocar poca agua en el florero, solo uno o dos dedos, no más, sino el tallo se pudre y le llega demasiada agua a la flor. Esto es lo que hace que la flor se pudra, y huela muy mal. Hay quienes aseguran que la flor del cempasúchil, dura más si se le deja sin agua. Esto hace que se seque más lentamente, y curiosamente en este proceso hace que la flor, desprenda un agradable olor.

Otra idea es que puedas sembrar tu propia flor, y así cambiarla cuando estimes conveniente. Lo ideal es dejar que la flor se seque, y recolectar la semilla para luego sembrarla, así  no tendrás necesidad de comprarla, sino que la podrás cultivar en tu propio jardín.

¿CUÁL ES LA FLOR CEMPASÚCHIL?

La flor de cempasúchil, la más utilizada en el altar del Día de los Muertos, es la flor de una planta conocida como tagete, clavel chino o clavelón de la India. En México es conocido como cempasúchil, o flor de los muertos. Significa también flor de los veinte pétalos. Esta especie es autóctona de México, y América Central.

La planta se reproduce por semillas, y su floración se produce en el verano, y el otoño nórdico. Puede llegar a medir hasta un metro de altura. Es muy olorosa también y su color es amarillo casi naranja.

Esta flor en algunos estados mexicanos, es utilizada como tratamiento natural, principalmente para los problemas digestivos, y en algunos casos para combatir enfermedades oculares y respiratorias.

En el Día de los Muertos, sus pétalos son esparcidos por el suelo, para marcar el camino de los difuntos hasta el altar. Esto tiene que ver con una tradición, en la que se plantea que la coloración de sus pétalos, indican el calor del sol, que ilumina el camino de regreso de los difuntos a su hogar.

¿CUÁL ES LA COMIDA TRADICIONAL DEL DÍA DE LOS MUERTOS?

La comida tradicional del Día de los Muertos, es aquella que se presenta en cada uno de los altares. El pan de muerto no puede faltar, y por supuesto todo el alimento que allí se, tiene que ver directamente con los gustos de los muertos en vida.

Los dulces siempre están presentes, y más porque con ellos se rinde tributo a los niños fallecidos. Las canastas llenas de frutas y los platillos salados. Cada familia prepara platillos especiales, para que el alma a su regreso pueda disfrutarlo, tal cual lo hacía en vida. También hay muchas bebidas para los mayores.

Están las famosas carabelas de azúcar, que las hay de tres tamaños, y que simbolizan toda una tradición religiosa. La comida del Día de los Muertos, es la tradicional de cada pueblo mexicano y su familia. Se dice que cuando se levanta el altar, todo ese alimento se reparte en las casas de las familias de los difuntos, padrinos, tíos primos, y así no se desperdicia nada de lo allí ofertado.

Por ultimo una curiosidad, en el 2017 salió de los creativos de Pixar la película Coco, que muestra todas estas tradiciones con lujo de detalles. Aunque te hará saltar las lágrimas en alguna que otra ocasión, es un filme que no te debes perder si quieres ver como se recrea esta celebración.

Te recomendamos conocer la historia de la Catrina, el personaje principal de las celebraciones del Día de los Muertos en México.

 

Habla ahora o calla para siempre